Palafitos Castro, Isla de Chiloé, Chile
Estás en:

Italianos reciben reconocimiento del Gobierno de Chile

Viceministro de Relaciones Exteriores, Mario Giro. Sentados de izquierda a derecha los homenajeados Anna Sofía de Vergottini, Roberto Toscano, Emilio Barbarani, Elena Paciotti y Gilberto Bonalumi. Viceministro de Relaciones Exteriores, Mario Giro. Sentados de izquierda a derecha los homenajeados Anna Sofía de Vergottini, Roberto Toscano, Emilio Barbarani, Elena Paciotti y Gilberto Bonalumi.

Al mediodía del jueves 3 de marzo, el embajador de Chile en Italia, Fernando Ayala, hizo entrega de diplomas de reconocimiento del Gobierno de Chile, a personalidades italianas que durante la dictadura de Pinochet protegieron y defendieron la vida de centenares de chilenos perseguidos por el régimen militar.

Recibieron este reconocimiento Anna Sofía de Vergottini, en representación de su esposo fallecido, el ex embajador Tomaso de Vergottini; el ex embajador Roberto Toscano; el ex embajador Emilio Barbarani y la presidenta de la Fundación Basso, Elena Paciotti.  También fueron  homenajeados el ex senador y viceministro Gilberto Bonalumi, quien recibió su diploma en Chile, y el ex embajador Piero De Massi que se encuentra en Estados Unidos.

Asistieron a la ceremonia embajadores, miembros del cuerpo diplomático, comunidad chilena y autoridades italianas encabezadas por el Viceministro de Relaciones Exteriores Mario Giro, quien destacó que los homenajeados “eligieron la parte correcta de la historia en el Chile del 73”.  Asimismo, les agradeció “haber hecho honor a la Italia”. Agradeció también al Gobierno de la Presidenta Bachelet y a su embajador Fernando Ayala, por  este reconocimiento que  celebró como “una justa fiesta de la democracia, y orgullo de la política y la diplomacia italianas”.

Asistentes a la ceremonia en Sala Neruda de la embajada en Roma. Asistentes a la ceremonia en Sala Neruda de la embajada en Roma.

El embajador Fernando Ayala destacó por su parte, el “agradecimiento a nombre del gobierno de Chile, a todos los gobiernos italianos, sin excepción, que jamás vacilaron en condenar la dictadura militar de Pinochet y a su vez permitieron el ingreso de los cientos de familias chilenas que iniciaron una nueva vida en este país.  Asimismo a la generosidad sin límites del pueblo italiano que acogió e incorporó como propios a muchos de nuestros compatriotas.  Chile les dejó la música de Inti Illimani, la poesía de Pablo Neruda y los libros de Luis Sepúlveda e Isabel Allende, entre muchos otros”

Recordó el embajador Ayala que “el mismo 11 de septiembre se transformó la embajada italiana en Santiago, al igual que tantas otras, en un lugar para salvar vidas de los que huían del terror.   Sus diplomáticos y personal que allí laboraban estuvieron desde la primera hora dispuestos a arriesgar su propia vida en defensa de los  perseguidos.  Sin esperar instrucciones de la Farnesina, las puertas se abrieron para quienes buscaban protección. Y no fueron pocas las amenazas y las presiones que sufrieron. Baste recordar que a los jardines de la embajada en Santiago fue lanzado el cadáver de la joven estudiante del MIR, Lumy Videla, secuestrada, torturada y asesinada por agentes de la dictadura “.

“A quienes homenajeamos hoy –destacó Ayala-  queremos también decir que sus  acciones constituyeron una fuente de inspiración ética para las nuevas generaciones de diplomáticos chilenos y extranjeros. Se suman a la defensa de la dignidad humana muchas veces desplegada en el pasado por nuestras autoridades”.

De izquierda a derecha: Embajador Ayala, Anna Sofía de Vergottini, Emilio Barbarani, Elena Piciotti, Roberto Toscano, Viceministro Mario Giro, y  Gilberto Bonalumi. De izquierda a derecha: Embajador Ayala, Anna Sofía de Vergottini, Emilio Barbarani, Elena Piciotti, Roberto Toscano, Viceministro Mario Giro, y Gilberto Bonalumi.

Terminó sus palabras citando a  la Presidenta de Chile, Michelle Bachelet, quien señaló durante el  homenaje de septiembre pasado en Santiago: "estamos pagando una deuda en nombre del pueblo de Chile, a quienes tuvieron el coraje de proteger al perseguido, en vísperas de una fecha que partió la historia de Chile en dos y dejó una larga secuela de dolor y desencuentro".

En septiembre del año pasado, el Ministerio de Relaciones Exteriores rindió  un homenaje a cerca de 300 de estos ciudadanos, quienes fueron representados por nueve de ellos, entre los cuales se encontraba el ex Senador y ex Viceministro italiano, Gilberto Bonalumi.  El Ministro de Relaciones Exteriores, Heraldo Muñoz, destacó  que el Diploma de Honor que se entregó en esa oportunidad era “una pequeña muestra del aprecio que sentimos por su valentía. Ese pedazo de papel  que deseamos simbolice los miles de papeles en que estamparon los salvoconductos gracias a los cuales muchos compatriotas pudieron salvar sus vidas".

Blog