Acantilados Nortinos, Región de Chile
You are in:

Entrevista al Embajador Heine en el periódico Pulso

Jorge Heine: "La relación con China tiene que pasar a otra etapa que incluya energía e infraestructura"

Hoy viaja a Beijing a instalarse como embajador de Chile en el gigante asiático, donde una de sus prioridades será diversificar la canasta exportadora de Chile hacia productos agrícolas. "El desafío fundamental es diversificar las exportaciones y que éstas tengan valor agregado", recalca.

Diversificar la oferta exportadora a China, fomentar las inversiones de China en Chile y aumentar el flujo de personas en ambas direcciones. Esos serán los tres ejes con los que trabajará el nuevo embajador de nuestro país en el gigante asiático, Jorge Heine, quien viaja hoy a instalarse a Beijing. El ex embajador de Chile en India y en Sudáfrica, sostiene que el banco de los BRICS es emblemático por el poder que representan las economías emergentes y sostiene que la segunda economía más grande del mundo tiene mucho que aportar a nuestro país en materia de inversiones.

¿Cuál es la importancia del banco de los BRICS?

Me parece emblemático por dos cosas: por una parte, del surgimiento de las economías emergentes y segundo, porque este es un grupo que no sólo se reúne a conversar entre amigos sino que reúnen capital para hacer cosas en conjunto y eso cambia la naturaleza del grupo.

¿Cuán importante es el hecho de que este banco de los BRICS contrarreste el predominio de los países desarrollados en los organismos multilaterales?

No hay que plantear esto en términos de rivalidad. Pero sí lo que hace el banco BRICS es constatar un hecho: el Banco Mundial y el FMI, que básicamente son controlados por los países del Atlántico Norte, han dejado de representar la correlación de fuerzas a nivel internacional y no representan los sentimientos ni las políticas que siguen los emergentes. Ha habido una serie de tratativas para cambiar el mecanismo de votación, para que ello refleje de manera más certera esta nueva correlación de fuerzas, pero eso no ha tenido éxito.

A raíz de la cumbre de los BRICS en Brasil, el presidente chino -Xi Jinping- ha anunciado una serie de inversiones en la región. ¿Cuál es la importancia de estos lazos que está formando China con Latinoamérica?

Para América Latina el comercio con China es cada vez más significativo. El año pasado este comercio llegó a un total de US$260 mil millones. Para Brasil, Chile y Perú, China es el primer socio comercial. Para Argentina, Cuba y Venezuela, es el segundo. En este contexto, la visita de Xi Jinping es muy significativa. Esto indica a mi juicio que esta relación entre China y Latinoamérica tiene una dimensión también política y lo que está sobre la mesa es profundizar la relación y avanzar desde una etapa en la cual el sello ha sido la venta de materias primas por parte de los países latinoamericanos y que nosotros le compramos a China productos industriales. Ahora la relación con China tiene que pasar a otra etapa que incluya energía e infraestructura, como puertos, carreteras, entre otros.

¿Cuáles serán sus prioridades como embajador en China?

La relación comercial entre China y Chile está en un muy buen pie. El comercio el año pasado fue de US$33 mil millones y los flujos comerciales en ambas direcciones están fluyendo bien. Obviamente es una labor para la misión de Chile continuar con esto. Que la demanda por cobre siga aumentando es muy importante para Chile, si consideramos que uno de cuatro dólares de exportaciones en este momento provienen de China. Dicho esto, es importante diversificar esta canasta exportadora: sólo 15% de las exportaciones de Chile a China no son cobre. Ahí lo fundamental es la celulosa, vino y productos agrícolas. Hay mucho que trabajar para aumentar eso. He estado en conversaciones con el ministro de Agricultura, él va a ir a China en septiembre. He tenido conversaciones con la SNA y la Asoex. Un segundo aspecto que me interesa es fomentar las inversiones. No hay una correspondencia entre el comercio y las inversiones. Si podemos atraer inversiones chinas a Chile, sería una tarea muy importante. El tercer aspecto que me preocupa es aumentar el flujo de personas en ambas direcciones. Hemos estado muy centrados en comprar y vender, pero para afianzar esta relación también es importante el flujo de personas, tanto de turismo como de estudiantes.

¿Cuál sería la estrategia adecuada para la diversificación?

El desafío fundamental es diversificar las exportaciones y tener exportaciones con mayor valor añadido. Chile en esta etapa no está en la situación de hacer una gran ofensiva de exportaciones industriales a China, pero lo que sí creo que podemos hacer es en materia agrícola. China es un país enorme pero con déficit de agua, eso significa que tiene déficit alimentario. Chile tiene buenas tierras y buenas condiciones, y producir alimentos para China es un desafío más allá de las cerezas, arándanos y uvas, que creo que está muy bien. A diferencia de lo que muchos creen, la exportación de alimentos no es exportación de commodities, implica mucho trabajo. Hay mucho valor agregado con cadenas de frío, etc. Nos podemos fijar como meta aportar más a las importaciones alimentarias de China.

En los últimos 40 años no ha variado mucho la canasta exportadora de Chile. ¿Qué tan necesaria es la diversificación? Muchos la cuestionan

Acá hay dos temas y hay que ser realistas. Nosotros nunca vamos a exportar autos o computadores a China. Dicho eso, decir que no se deben diversificar las exportaciones no me parece, porque hay problemas cuando baja el precio del cobre. Además está el tema de la generación de empleo. No es un sector que genere tanto empleo como el frutícola por ejemplo. El sector de exportaciones agropecuarias es fundamental.

Respecto de las inversiones de China en nuestro país, ¿cuáles son las mayores oportunidades?

Las oportunidades están en el sector de infraestructura. Chile ha tenido un gran desarrollo de su infraestructura pública durante los últimos 15 años, pero todavía nos falta y la experiencia del puente del canal de Chacao -que fue una experiencia frustrada, porque hubo dos empresas chinas que estuvieron a punto de presentar propuestas- es un buen antecedente. Está el tema de los puertos y trenes, donde China tiene la mejor tecnología del mundo, con los trenes bala, trenes de acercamiento y ahí hay oportunidades interesantes.

¿Hay interés de empresas chinas en desarrollarlos?

Sí, están interesados en Chile. También en el tema de telecomunicaciones. No sólo está la dimensión física sino también digital. Hay que integrar el país y ahí hay cosas interesantes.

 

Fuente: http://www.pulso.cl/noticia/economia/economia/2014/07/7-46844-9-jorge-heine-la-relacion-con-china-tiene-que-pasar-a-otra-etapa-que-incluya.shtml

Blogs