Santiago, Región Metropolitana, Chile
Santiago, Región Metropolitana, Chile

Relación Bilateral Chile – Unión Europea

Los primeros antecedentes que se encuentran de las relaciones entre Chile y la Unión Europea se remontan a 1964, año en que la Comunidad Europea instaló su Oficina para Latinoamérica en Santiago. Después de la fusión de los Ejecutivos de las Comunidades Europeas (CEE, CECA y EURATOM) en 1967, la Oficina de Santiago fue transformada en Delegación de la Comisión Europea para Latinoamérica, obteniendo privilegios e inmunidades diplomáticas.

A partir de esa fecha, se ha establecido una activa relación bilateral construida sobre principios y valores comunes, una visión de desarrollo compartida y la promoción de la economía de mercado.

La evolución de la sociedad chilena y europea, la similitud de visiones del mundo y del progreso, así como el alto grado de diálogo alcanzado, fueron factores que decidieron a Chile y la Unión Europea avanzar hacia una mayor asociatividad. Lo anterior se vio reflejado con la firma del Acuerdo de Asociación entre Chile y la Unión Europea y sus Estados miembros, instrumento suscrito en 2002 y que institucionalizó las relaciones en los capítulos cubiertos por el Acuerdo: diálogo político, relación comercial y cooperación.

A partir del Acuerdo de Asociación, las relaciones de Chile con la Unión Europea se han visto intensificadas, otorgando nuevas dimensiones de asociatividad bilateral en ámbitos relacionados con el crecimiento y desarrollo de Chile. De esta manera, en la actualidad se ha construido una agenda que incluye, junto a los temas políticos y económicos, ámbitos tan diversos como la educación, la ciencia y tecnología, la innovación, las pequeñas y medianas empresas, la energía, el medioambiente, la cohesión social, por citar algunas.